Bye, bye, Elmo

El pequeño Elmo, mi vecinito de siete años, no duró ni tres semanas. Cuando el médico vio los...

Leer Más